Campaña de Educación Ambiental sobre recursos y valores de los Arroyos del Molino y Bejarano

Arroyo Bejarano, Sierra de Córdoba

 

Poetas

Paisajes como el Arroyo Bejarano, el Arroyo del Molino, la Fuente del Elefante o los Baños de Popea han inspirado la obra de poetas de todas las épocas. Así, creadores como el arábigo–andaluz Ben Jafacha en el s. XI, el barroco Góngora o Ricardo Molina en época contemporánea, han plasmado en sus versos toda la belleza de estos parajes únicos.

Ben Jafacha hablaba con deleite de estas tierras en su poema Jardín de Al-Andalus.

Nada más bello, andaluces,
que vuestras huertas frondosas,
jardines, bosques y ríos,
y claras fuentes sonoras.
Edén de los elegidos
es vuestra tierra dichosa,
si a mi arbitrio lo dejasen
no viviría yo en otra.
El infierno no temáis,
Ni sus penas espantosas,
que no es posible el infierno
cuando se vive en la gloria.

Ocultar poema…

Góngora, por su parte, supo describir a la perfección y con su inconfundible estilo el ambiente cercano a Santa María de Trassierra en Las Flores del Romero.

Las flores del romero,
niña Isabel.
Hoy son flores azules
mañana serán miel.

Celosa está la niña,
celosa estás de aquél,
dichoso, pues le buscas,
ciego, pues no te ve,
ingrato, pues te enoja
y confiado, pues no te disculpa hoy
de lo que hizo ayer.
Enjuguen esperanzas
lo que lloras por él,
que celos entre aquellos
que se han querido bien,
hoy son flores azules
mañana serán miel.

Aurora de ti misma
que cuando al amanecer
a tu placer empiezas,
te eclipsan tu placer,
serénese tus ojos
y más perlas no des,
porque al sol le está mal,
lo que a la Aurora bien.
Desata como nieblas
Todo lo que ves,
que sospechas de amantes
y querellas después.

Hoy son flores azules,
mañana serán miel.

Ocultar poema…

Ricardo Molina, poeta cordobés del s. XX perteneciente al “Grupo Cántico”, presenta varias composiciones que están inspiradas directamente en el paisaje del Arroyo Bejarano o en otros lugares cercanos, como son En el Puente Viejo del Guadiato, En el Bejarano o La Fuente del Elefante (Sequía). Este último nos recuerda las altas temperaturas que se alcanzan durante el verano en nuestra tierra y lo necesaria que es el agua, algo que muy bien sabían los árabes que habitaron estos lugares desde el s. VIII hasta el XV.

El Grupo Cántico se constituyó en Córdoba en 1947 y formaron parte de él poetas, escritores y pintores como Pablo García Baena, Juan Bernier, Ricardo Molina, Miguel del Moral, Ginés Liébana, Carlos López de Rozas, Julio Aumente o Mario López. Su nombre viene inspirado por la figura de Jorge Guillén y reivindicaban el sur, la belleza y, al contrario que las corrientes literarias de la época, la imagen y la sensualidad de la poética de la Generación del 27, sobre todo de Luis Cernuda.

Editaron una revista, igualmente llamada Cántico, en dos períodos: 1947-1949 y 1954-1957. Esta publicación tenía la intención de conectar la poesía de Córdoba con el pasado más cercano de la Generación del 27 y con el más remoto, especialmente con Góngora. Era una revista de poesía pura que presentaba un intimismo y un refinamiento que denotaba una clara influencia de Luis Cernuda. El amor, sobre todo el amor prohibido, era el tema fundamental.

El máximo exponente del Grupo Cántico es Pablo García Baena (1923). Poeta cordobés precursor de las generaciones poéticas más jóvenes. A su sensibilidad hay que sumar una cierta sensualidad gongorina y la aparición de la temática religiosa en sus obras. Su fama fue creciendo con el paso del tiempo, lo que le llevó a ser merecedor del Premio Príncipe de Asturias de las Letras en 1984.

En el Puente Viejo del Guadiato

Sobre los muros viejos
del puente verdinoso y en ruinas,
flores, nubes y aves dulcemente
alaban la vida.
Ah, qué tierno el amor por la mañana,
qué clara la sonrisa
del alba blanca entre pinos verdes,
y las verdes colinas.
Sobre los muros viejos
del puente verdinoso y en ruinas
hacia la fresca aurora de los pinos un
recuerdo suspira.

En el Bejarano

La tarde aquí sin copa donde ría
sueño o amor a tu alma sedienta,
cuya sed ni áureo vino ni alta luna
apagar pueden.
Sólo de un confuso
ruiseñor se derrama en melodía
pena igual a la tuya.
Aquí, a tus pies, desborda
el arroyo su música
por los avellanares,
pero aún más nocturno es el recuerdo
por donde tu alma divaga,
no esparciendo lo mismo que el torrente
su música por frescas galerías,
Si no umbrosa y callada, sin un rayo de luna.
Y escuchar el arroyo; en él te reconoces;
el arroyo que no atiende a un canto
y se cree a sí mismo oscuro y mudo.

La Fuente del Elefante (Sequía)

No corre aquella fuente de la sierra.
Las ranas morirán entre verdina y barro.
Polvorientas están todas las sendas
que paso al mediodía solitario.
El soto está secándose al borde de la acequia.
Pienso cosas que nunca pensé antes.
Todo igual y distinto me parece.
El cielo azul me asusta con su sol implacable.
Me aprieta el corazón con una mano invisible
pero una voz me dice con acento apagado:
“Olvida tu tristeza y tus amores, olvídalos”.

Ocultar poemas…

Botánica

Botánica

Conoce la flora del entorno de los arroyos del Molino y Bejarano.

Trabajos de los alumnos

Educación ambiental

Muestras de trabajos de los chicos tras su visita al Bejarano.

La historia

La historia

La Sierra de Córdoba contaba con importantes recursos mineros que se explotaron desde la Prehistoria.


Asociación Ecologista Guadalquivir
Centro Civico Municipal Centro
Plaza de la Corredera s/n
14071 Cordoba

Es un proyecto de Estratégia andaluza de educación ambiental

MAAMA Voluntariodo en Rios